¿POR QUÉ HECHO A MEDIDA?

No hay muchas compañías que puedan presumir de tener una historia que se remonta al siglo XVIII. La historia de Fleming & Howland comenzó en 1780, cuando el zapatero Solomon Howland cambió de profesión para probar suerte como tapicero. El cambio de profesión no fue nada inusual, pero lo que sí resultó novedoso fue aplicar en los sillones de piel la antigua técnica de coloración que utilizaba para la creación de los zapatos. Una idea tan ingeniosa como sencillamente bella.

Muy pronto, esta visión que tuvo Salomon hace ya más de 200 años comenzó a hacerse popular en las mejores casas y clubs privados del Londres de la época. Nuestro antecesor ingeniosamente pensó: si mis zapatos hechos a mano tienen tanto éxito entre la burguesía inglesa, ¿por qué no aplicar la misma técnica a un sillón?

Mantener vivos los valores y aquella idea de Salomón es lo que hace diferente a Fleming & Howland. Seguimos creyendo, porque así nos lo han transmitido nuestros antecesores, que una silla o sofá debe adaptarse a la estatura, el peso y el gusto de cada cliente. Por ello, nuestro servicio a medida incluye la modificación de su estructura, el relleno de los cojines y los detalles decorativos. Todo para asegurar que la pieza sea una inversión a largo plazo, no una simple compra rápida.

Si un cliente selecciona cualquiera de nuestras pieles ‘Hand-Coloured’ estará eligiendo una piel única, ya que las pieles de Fleming & Howland son especialmente seleccionadas por su tamaño y características naturales. El proceso comienza con la piel cortada y cosida, aún en estado crudo, por ello presenta ese sedoso color crema. Así comenzamos laborosamente a tapizar cada pieza, aunque la verdadera transformación comenzará una vez que la silla o el sofá está tapizado. Entonces, el artesano comienza a aplicar, capa tras capa, tintes, abrillantadores y ceras hasta formar una suntuosa superficie. Con períodos de secado entre cada capa, este proceso de coloración puede alargarse hasta 2 semanas…. Se trata de la técnica heredada de Solomon Howland.

¿POR QUÉ A MEDIDA?

Fleming & Howland sabe que cerrarse a un diseño único ni se ajusta a todos los hogares ni gusta a todo el mundo. Por ello, la personalización de cada pieza conlleva un proceso extremadamente laborioso, ya que cada sofá tarda una media de 40 horas de trabajo en completarse. F & H tiene una larga lista de espera, lo que significa que el cliente esperará una media de 2 a 3 meses antes de recibir su sofá. El diseño a medida más básico costará alrededor de 4.000 libras esterlinas, pero se trata de un precio relativamente bajo cuando pensamos que cada una de estas piezas se construye para durar casi toda una vida.

Este proceso a medida no cierra con una charla rápida por teléfono, sino que comienza con la selección del material adecuado, con un intercambio de varios cueros/tejidos de alta calidad que le mandaremos por correo a su domicilio para su aprobación. Después, se decidirán los elementos de diseño, confort y color… Pero es solo el principio. Durante este proceso de elección, también se tendrán en cuenta aspectos ergonómicos del mueble, como la altura, el peso y las proporciones del asiento. Una vez que las medidas y la estética están decididas, lo que F&H llama un “prototipo en funcionamiento”, comenzamos la fabricación. Un proceso que termina con la aprobación final del cliente, una vez ha recibido y probado la pieza en el hogar. Pero el servicio tampoco no termina aquí. El cliente cuenta con un período de prueba de 60 días que le permitirá cualquier ajuste en los asientos, asegurando que la comodidad sea la correcta.

Lo que suele sorprender a nuestros clientes es el hecho de que, durante todo el proceso de diseño y construcción, aparte de un par de máquinas, como el compresor y la presa de botones, todo el procedimiento se hace a mano. “Esto nos da la capacidad de trabajar con el cliente hasta el más mínimo detalle y lo que nos convierte en un modelo de negocio como ningún otro”, afirma el propietario, Paul Fleming.

No todo nuestro catálogo está hecho a medida. Contamos con una colección estándar de sofás y sillas Fleming & Howland que se adapta a la mayoría de los compradores y que igualmente se crea con la misma atención a los detalles. Entre las innovaciones más recientes de nuestra empresa se encuentran el paso que hemos hecho del cuero a la lana, el lino y el terciopelo, una reinterpretación de las formas más clásicas de los muebles con realizados en pieles de colores brillantes que dan lugar a unas nuevas piezas inspiradas en el extenso archivo de diseños con los que cuenta la empresa.

Para ver todas las colecciones, un buen punto de partida es solicitar el pack de diseño gratuito. Sin duda, una visita al taller situado en el norte de Inglaterra es una experiencia que impresiona y no pasa desapercibida para los clientes, que descubren in situ las tradiciones que han hecho de esta respetada empresa familiar lo que es hoy en día.

Revista Live, Julio 2018

Share